Divorcio a la Kardashian:72 d??as, 17 millones

Divorcio a la Kardashian

La ??ltima vez que Kim Kardashian recibi?? tanta atenci??n fue cuando le dio un orgasmo a un rapero. En aquel febrero de 2007 era muy dif??cil encontrar una edici??n de cualquier peri??dico ligeramente fr??volo que no hablara de esa californiana desconocida que aparec??a en un v??deo, accidentalmente filtrado a la Red, fornicando con rese??able destreza con un cantante de segunda llamado Ray J. Hoy resulta m??s complejo entender la importancia de los acontecimientos: la ahora multimillonaria y archiconocida Kardashian present?? el lunes los papeles de su divorcio tras 72 d??as de matrimonio, se evadi?? de la atenci??n medi??tica huyendo el martes a presentar unos actos en Australia, para decidir al final que estaba demasiado estresada como para brillar ante las c??maras y volver a California el fin de semana.

Es una cadena de acontecimientos inaudita en una mujer que debe su rentable renombre al haber sometido cada detalle de su vida al escrutinio de la televisi??n. En octubre de 2007 supo convertir la fama reportada por su c??lebre fornicio en unreality titulado Keeping up with the Kardashians,que narraba el calvario sufrido por una chica normal cuando sus acrobacias sexuales pasan al dominio p??blico.
“Esa era la idea, pero para contarla ten??amos que grabarla no solo a ella, sino a toda la familia. Y ah?? estuvo la clave del ??xito”, explica uno de sus productores, David Breshenham. La serie se convirti?? en un abracadabrante diario televisado de los avatares del clan Kardashian: la madre, Kris; las sinuosas hermanas, Khloe y Kourtney; la figura de su difunto padre, Robert (amigo ??ntimo y abogado de O. J. Simpson); su padrastro, el atleta ol??mpico Bruce Jenner, y las dos nuevas hijas de Kris, Kendall y Kyle. “Las Kardashian eran incre??blemente reales y carism??ticas. En un mundo de rubias como Paris Hilton o Lindsay Lohan, Kim era la ??nica morena. La ??nica real”.
Arranc?? con un mill??n de espectadores y hoy tiene unos tres. Su trama (que oscila entre el trance de ponerse un tamp??n y detenciones por conducci??n ebria) supedit?? el esc??ndalo del v??deo y a??n hoy, cuando la imagen de Kim ha superado el pecado original de su fama y devenido en el de una santa profeta de la cosm??tica, sigue emiti??ndose tras 69 cap??tulos en seis temporadas junto con otros cuatro realities sobre la familia. Solo la repentina huida a Australia de una Kim reci??n divorciada ha logrado parar, hist??ricamente, sus c??maras.
Sobre el papel, lo de Australia fue una sabia decisi??n empresarial. “Ten??a que acudir a unos eventos planificados desde hace meses”, explica su portavoz, Pearl Servat. Desde la primera temporada de Keeping up…, cuando Kim fue apadrinada por Paris Hilton y paseada por el entramado de la ??lite social de Los ??ngeles, ha vivido de eventos y de promocionar marcas. Los 75.000 d??lares que cobra hoy por acudir a una fiesta o a una tienda (m??s los 8.000 por mentar una marca en un tuit) suponen un porcentaje elevado de sus ingresos. Ya que no sabe actuar ni cantar (aunque ha hecho ambas cosas sin mayor ??xito que el de enternecer al p??blico), se podr??a decir que estar es su mayor talento. A las ruedas de esto, la familia ha montado un imperio empresarial de boutiquesde supermercado, v??deos de gimnasia, tarjetas de cr??dito, perfumes y cremas. Todo con el apellido de la gur?? que, en lugar de hablar de tendencias o calidades, recomienda a sus seguidoras que “soplen en los pendientes antes de pon??rselos. No hay nada m??s molesto que el tacto fr??o de una joya”. El a??o pasado, esos productos movieron 65 millones de d??lares.
Pero, en realidad, irse a Australia de golpe result?? un golpe maestro de cara a los medios. Es como la secuela del cap??tulo m??s visto de la serie: la boda -que, por supuesto, se retransmiti?? ??ntegra- de Kim con el jugador de baloncesto Kris Humphries le report?? a la novia 17 millones de d??lares vendiendo los derechos del enlace. Es decir: durante los 72 d??as que ha durado el matrimonio, la novia ha ganado 10.358,80 d??lares por hora (el salario m??nimo en Los ??ngeles son 8). Pero ni esto ni los motivos del divorcio (se revelar??n previo pago de una gran suma) son lo relevante. Es que, por primera vez, Kim aparece aturdida ante la imagen p??blica. Sus seguidores -que de puro machaque hab??an invertido emocionalmente en el futuro de la pareja- se sienten traicionados. Por primera vez no somete su vida al criterio del p??blico
“Su imagen no se ver?? alterada. Esto es justo lo que se espera de ella”, predice Robert K. Passikoff, presidente de Brand Keys, una consultora que analiza la lealtad del p??blico hacia ciertas marcas. Seg??n un estudio suyo, Kim Kardashian es la celebridad m??s querida de EE UU. Paris Hilton es la tercera. “La gente la ve como una mujer real, independiente, que toma decisiones y se vale por s?? misma. S??, ha decepcionado a muchos, pero nunca ha recibido tanta atenci??n medi??tica. No se trata de ser la mejor cantante o la mejor dise??adora. Se trata de estar en los titulares. En su mundo, las noticias buenas est??n bien. Pero las malas son estupendas”.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *