El bloqueo del clan narcótico prohíbe a los clientes acceder a la localidad de la Mallorca española por miedo al coronavirus

Una ciudad COMÚN conocida por ser el epicentro del tráfico de drogas en Mallorca ha impuesto un bloqueo para prohibir la entrada de clientes.

Ayer, los civiles de la finca de Son Banya levantaron una barricada en un solo punto de acceso para dejar en claro que los forasteros no serían bienvenidos.

Compuesto por sofás, contenedores de basura y losas de hormigón, el retén iba acompañado de un gran cartel que decía: “Nadie de la ciudad puede pasar. Coronavirus. “

BLOQUEO: Los residentes han dejado en claro que los forasteros no serán bienvenidos.

Está claro que los patriarcas de los clanes votaron por unanimidad para cortar el acceso de los clientes en la reunión de la ciudad durante el fin de semana para proteger a su comunidad del COVID-19.

Este mensaje pronto se escuchó en la isla, y varias personas hicieron un último intento por recoger drogas.

Un “comprador” logró sortear la barricada, pero los residentes se encontraron con una fuerte resistencia.

Tirando piedras al auto del hombre y rompiendo las ventanillas, se llamó a la Policía Nacional para disolver el enfrentamiento.

Euwi2vkxyaigh O
SEGURIDAD DE ENTRADA: Está estrictamente prohibida la entrada de no residentes.

Cubriendo la situación, uno de los vecinos presuntamente alegó que estaban esperando a Pedro Sánchez y los “colas”, una referencia a Pablo Iglesias para darles algún método de pago.

“Vamos a preguntarle a ERTE porque por responsabilidad no podemos trabajar”.

Dcjc2qmwsae0u3w
VIVIENDA: La finca aún alberga a unas 100 personas.

La frenética ciudad, ubicada cerca del centro de Palma, ha estado en el centro de la polémica en los últimos años.

En mayo del año pasado, el ayuntamiento inició los procedimientos para la demolición completa de la mansión improvisada, emitiendo a los residentes una orden de desalojo para dar paso a un edificio de apartamentos recién construido.

A pesar de atraer a las familias con ofertas de nuevos hogares y apoyo financiero del gobierno, unas 100 personas aún permanecen en el sitio.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *