EXCLUSIVO: Un maravilloso niño español nacido durante una alarma en Andalucía afectado por un coronavirus

AURORA Trapper Luke fue la madre de unos días.

Casi al mismo tiempo que su hijo vio el mundo por primera vez, todo el país estaba confinado a sus hogares.

“Mi hijo nunca ha visto a abuelos, primos, tíos o tías.

“Nadie vino a felicitarnos. No porque no quieran, sino porque está prohibido.

“Vivimos solos los momentos más felices e importantes de nuestra vida”, admite la madre, quien por primera vez.

Sin embargo, está consciente de las medidas necesarias y reconoce que en cierto sentido es una bendición disfrazada.

Madre, Aurora Trapper Luke, niño Enrique Granadas Trapper y padre, Enrique Granadas Trio

La llegada y salida constante de visitantes, familiares y amigos a veces puede aturdir a los padres primogénitos.

El descanso recomendado que necesita una mujer que acaba de dar a luz a veces no se pierde por ello.

Esto no se aplica a Aurora, que puede descansar y amamantar al bebé sin la tensión adicional de los visitantes que la observan en cada movimiento.

El nacimiento durante un coronavirus significa una doble dosis de ilusión y esperanza.

Uno para padres. Otro, para todos los que están en la casa, como prueba de que la vida continúa. Aunque las próximas semanas están llenas de incertidumbre, hay esperanza.

Otras curiosidades compartidas por la madre que hizo Aurora por primera vez prensa de aceitunas excepto que la semana pasada, cuando fue a hacerse un chequeo, había mucha gente en el hospital.

Ella dijo: “Me sentí más como un club nocturno que un hospital. Había tanta gente acudiendo en masa.

“El estacionamiento está muerto. Pero ahora todo está vacío. El cambio es drástico. Finalmente, las personas usan las salas de emergencia para lo que necesitan, para una emergencia.

“El pediatra del hospital también se mantiene a distancia. De hecho, desde el martes, cumpleaños de Enrique, no lo veo.

“Me dijeron que vendría el día que nos dieran el alta del hospital”.

La oficina de registro está cerrada, y en las próximas semanas no habrá registro oficial del niño Enrique Granadas Trapper, quien nació sano de tres kilogramos y 45 gramos en el hospital Kironsalud de Córdoba.

También se suspenderán las visitas a familiares y amigos.

Ambos padres confían en que esta situación apocalíptica pronto pasará para que puedan abrir la puerta a sus seres queridos y demostrar con orgullo a su hijo.

También están deseando que llegue el día en que puedan sacar al bebé Enrique en su cochecito y ganarse el cariño de todas las personas que lo aman.

Un día Aurora y su esposo Enrique le contarán a su hijo que el día que nació, España estaba en un estado de ansiedad y que sobrevivió como todos los demás.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *