Inspector de dispositivos, John Keras

Al elegir un amigo Maquinilla de afeitar Es importante dedicar unos minutos a estudiar los accesorios que forman parte del mismo y multiplicar sus funciones indefinidamente y más allá. Y eso es belleza son como extras en Blu-ray: probablemente nunca los verá, pero quiere que estén allí. Por este motivo, las marcas de este sector han comenzado recientemente a crear una enorme cantidad de cabezales capaces de convertir a una simple peluquería en una segadora multifuncional, más versátil que la Transformer. Hasta ahora todo es correcto: el hecho de que una misma máquina satisfaga varias necesidades es un gran avance. El problema es que en ocasiones el producto en cuestión va acompañado de tantas herramientas que pueden provocar un cortocircuito del inspector. Este frenesí instrumental se convierte en un exceso de oportunidades que no pueden traer nada bueno. Ni calvo ni con tres pelucas. Una cosa es que nos faciliten la vida y otra muy distinta que necesitemos obtener una maestría en ingeniería industrial para saber qué hace cada uno de estos dispositivos.

La cabeza

Philips no cayó en este exceso en el diseño de su nuevo Serie 7000 y mi mente gracias. El modelo más alto de la gama (193 euros) ofrece dos servicios adicionales: un cabezal que realiza una limpieza facial profunda y un accesorio de acabado. Y la verdad es que no necesitamos nada más. Son muy prácticos y tan fáciles de compartir que incluso un tecno torpe como yo lo entendió por primera vez. Además, la maquinilla de afeitar incluye un recubrimiento de miles de micropartículas que crean una superficie de baja resistencia que promueve el deslizamiento de la hoja y reduce la irritación cuando la piel sensible está tensa. Y por si todo esto fuera poco, se puede utilizar tanto en seco como en la ducha. Hacia adelante artilugio ¡lavado de cabeza!

.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *