La crisis española COVID-19 genera retrasos aún mayores en la planta de tratamiento de Nerja

Una nueva planta de tratamiento en Aguaherra, Nerja, se enfrenta a retrasos aún mayores debido a un brote de coronavirus.

Con cinco años de retraso y millones de euros por encima del presupuesto, la nueva instalación se encuentra actualmente paralizada debido a la falta de personal y otros recursos.

Lantania, el contratista a cargo del desarrollo, explicó que el siguiente paso en el proceso es perforar un pozo de 17 metros en Weed Cliff para llegar al sistema de tuberías subterráneas que se colocó hace más de siete años.

Si bien las obras actuales han sido detenidas, junto a ellas se están ejecutando otras obras encaminadas a mejorar la infraestructura de los sistemas de drenaje de la zona circundante, hasta que se disponga de equipos especiales.

El desmontaje también está en la agenda, que eventualmente se instalará en el área de Weed Beach.

Mientras tanto, ayer se reanudaron otros trabajos menores en Mirador del Bendito gracias al levantamiento de algunas restricciones laborales.

La planta ha tenido problemas durante muchos años.

Originalmente se concluyó con la constructora Isolux-Corsan-Corviam por el Ayuntamiento de Nerja allá por 2013, y todo se detuvo cuando entró en la administración en 2017.

El contrato fue transferido a Lantania, que ya estaba retrasado y superó el presupuesto.

Las estimaciones muestran que la planta estará operativa ocho meses, cinco años después del pronóstico inicial.

Sin embargo, los retrasos en el papeleo, la construcción y un largo período de prueba llevaron la fecha de finalización aún más.

El presupuesto inicial de 23,4 millones de euros también se incrementó en 2018 en otros 2,3 millones de euros de fondos recaudados exclusivamente por el gobierno central, luego de que una batalla política previa a las elecciones de 2019 pusiera de relieve la falta de acción en el proyecto.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *