La princesa de M??naco Charlene Wittstock

La princesa de M??naco Charlene Wittstock
Faltan siete meses para la boda m??s importante en m??s de 50 a??os en el Principado de M??naco. El 11 de julio de 2011, Alberto II y Charlene Wittstock se casar??n ante todos los monegascos y a los ojos del mundo entero. El soberano se siente feliz y expectante ante el gran d??a, y ha querido conceder una entrevista al diario Le Figaro para dar a conocer m??s detalles del evento.
El pr??ncipe comprende el inter??s que suscita su compromiso, entre los monegascos y en el mundo entero. ??Charlene y yo tambi??n queremos que esta uni??n sea un momento de comuni??n de los valores que amamos, que son los de mi pa??s??.
Los ciudadanos todav??a conocen poco a la que dentro de siete meses se convertir?? en princesa de M??naco. Alberto II la describe como una joven que ha crecido en los valores del deporte ??que tanto admiro?? y cuenta que la historia de su pa??s, Sud??frica, ??ha fortalecido sus valores de generosidad, solidaridad y humanidad. Su sensibilidad le permite ser muy emp??tica con los dem??s. Tiene mucho sentido del humor y una curiosidad insaciable??. Y el soberano no puede reprimir su orgullo al reconocer que le encanta ??c??mo ha conquistado el coraz??n de los monegascos, que han sabido acogerla??.
La ??ltima gran boda real en el Principado fue la de sus padres, en abril de 1956. Hab??a un sofisticado ambiente hollywoodiense. En esta ocasi??n, los novios quieren que la boda refleje el momento actual y sus personalidades. ??Queremos compartir este momento con la poblaci??n. Por eso hemos decidido celebrarla en los exteriores de Palacio??, y no en el interior, como hicieron el pr??ncipe Rainiero y la princesa Grace.
Muchos se preguntan qu?? papel jugar?? Charlene nua vez convertida en princesa. Alberto no tiene ??ninguna duda?? de la voluntad de Charlene por asumir su nuevo papel. Implicada en numerosas causas sociales, la prometida del pr??ncipe quiere continuar e intensificar su labor en este plano. ??En cuanto a mis hermanas, llevan a??os defendiendo a nivel internacional numerosas causas??, y al parecer, seguir??n realizando su cometido.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *