La segunda víctima de la monja murió en la Región de Murcia porque la hermandad promete “servir a los enfermos, incluso a costa de nuestras vidas”.

CIFRAS publicadas anoche 22 de marzo confirman que una monja de Totan se convirtió en la segunda persona en morir por complicaciones relacionadas con la pandemia de coronavirus.

Según los informes, la mujer de 75 años tenía cáncer y otros problemas médicos que empeoraron a medida que empeoraba su condición.

Hospital Raphael Méndez: Aquí murió la segunda víctima

Recientemente pasó un tiempo en Madrid pero murió en Raphael Mendes El hospital en Lorca.

Una tercera víctima, una niña de 85 años que los médicos describen como “multipatológica con problemas de salud existentes”, también murió este fin de semana.

La primera víctima fue un hombre de 70 años que fue atendido en el Hospital Ekla.

Las nuevas reglas no permiten a las autoridades reportar detalles diariamente hasta las 9 pm para que las familias puedan ser informadas en primer lugar.

De los 345 casos reportados, 80 fueron hospitalizados, 23 de los cuales se encuentran en cuidados intensivos, informa murciatoday.

En Italia, que es actualmente la más afectada de Europa, las monjas dirigen cinco hospitales: en Roma, Trento, Treviso, Brescia y Cremona.

En todos menos en Roma y Trento, las hermanas cuidan a los infectados con COVID-19.

“En todos nuestros hospitales hay enfermeras que arriesgan su vida por abnegación durante este período”, explica la hermana Lancey Ejupara, directora del Hospital de San Camila de Treviso.

Ella continúa: “Nosotras, las hijas de Santa Camilo, hacemos un cuarto voto, además de las tres promesas clásicas de pobreza, obediencia y castidad: servir a los enfermos incluso a costa de nuestras vidas”.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *