Las Illes Balears predicen una reducción de la economía que se triplicará respecto al resto de España por el impacto del coronavirus en el sector turístico

Las Islas Baleares pronostican un año sombrío para su economía con una caída proyectada del 30% del PIB.

El pronóstico para 2020 es un pronóstico mucho más sombrío que el del resto de España, y el gobierno central pronosticó una caída del 9.2% la semana pasada.

Revelando la previsión en rueda de prensa anoche, la primera ministra de las Islas Baleares Francine Armenhol explica la pérdida esperada de la región por una alta dependencia del turismo, que ha afectado de forma significativa la crisis del coronavirus.

Con el cierre de las fronteras españolas y la falta de orientación a la hora de reabrir, el sector turístico y hotelero de los países baleares afronta un futuro incierto al no tener un mercado internacional al que fijarse.

Según la Asociación Balear de Hoteles (ACH), que representa a los hoteles de Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera, el 50% de los hoteles ya ha decidido no abrir este año.

Por temor a los altos costos que no pueden compensarse con la afluencia habitual de turistas, ahora existe un consenso cada vez mayor de que reanudar el trabajo sin clientes traerá más pérdidas que beneficios.

Por otra parte, a pesar de la posibilidad de que los hoteles reanuden sus operaciones en la fase 1 del plan de descalcificación COVID-19, la Asociación de Cadenas Hoteleras de las Illes Balears cree que la restauración de empresas será “absolutamente imposible” sin comunicación aérea.

VACÍO: Los hoteles permanecen vacíos en las Islas Baleares

Ante estos factores, que se ven como un “duro golpe para las islas”, Armengol pidió a Pedro Sánchez un “trato preferencial para impulsar la economía de la región”.

Ella dijo: “Es más importante que nunca que trabajemos juntos y que el gobierno entienda que las Islas Baleares ahora necesitan un trato especial”.

Una de las demandas de Armengol es extender ERTE, el despido temporal de trabajadores, hasta octubre de este año.

Según ella, esto proporcionará una mayor flexibilidad para que las empresas se reorganicen durante la pandemia, además de brindar protección a sus empleados.

“Esta medida preservará la protección de los trabajadores y la viabilidad de nuestras empresas”, dijo.

Armengol también pide que las pequeñas y medianas empresas (pymes), que calificó como “las más importantes para el tejido de las Illes Balears”, sigan teniendo acceso a ayudas económicas.

Actualmente, las pymes pueden solicitar financiación a través de la Confederación de Asociaciones Empresariales de las Islas Baleares (CAEB), que colabora con la Entidad de Crédito Oficial (UCI) para conceder préstamos a empresas afectadas por la crisis.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *