Las Islas Baleares piden al gobierno que establezca un horario para los ejercicios a partir del 2 de mayo para evitar la segunda ola de COVID-19

El gobierno de las Illes Balears ha pedido a la ciudadanía que se le dé un plazo fijo para su implementación a partir del 2 de mayo.

La presidenta Francino Armengol envió su solicitud a Pedro Sánchez para asegurarse de que durante la próxima propuesta de flexibilización de las restricciones de bloqueo no haya una segunda ola de infecciones por coronavirus.

Hablando por videoconferencia, le pidió al primer ministro que permita a las islas planificar el momento en que los civiles saldrán a las calles, que variaría según la categoría de persona.

Así, los niños dejaron sus hogares en diferentes momentos a los ancianos o enfermos.

Al reconocer que el gobierno central tiene la última palabra sobre las reglas, Armengol le pidió a Sánchez que escuchara los deseos del gobierno balear antes de que se completen los planes de desescalada completa el martes en el Consejo de Ministros.

Ella dijo: “Avanzaremos solo si hacemos las cosas de manera segura”, insistiendo en la necesidad de evitar grandes multitudes.

LIBERTAD: El domingo las familias bajaron a la Playa de Palma © theOlivePress

Armengol admitió que “no todo se hizo bien este fin de semana” cuando los niños fueron liberados a la calle por primera vez en seis semanas.

Cientos de familias acudieron en masa a la playa y los espacios abiertos de la isla, y muchas no siguieron la estricta regla de los dos metros de distancia social.

En cuanto al sector de la economía y el turismo, Armengol destacó que es necesario reactivarlo lo antes posible, pero con la máxima seguridad.

Por esta razón, le pidió a Sánchez que explicara si el gobierno realizaría pruebas masivas de COVID-19 en los aeropuertos y puertos del país.

Sin embargo, Armengol insistió en que “para poder abrir de forma segura desde el exterior, primero debemos abrir de forma segura por dentro”, refiriéndose a la apertura de tiendas, bares y restaurantes en las islas.

La Presidenta ha vuelto a plantear la posibilidad de introducir un pasaporte sanitario, medida que, a su juicio, garantiza la protección de las Islas Baleares.

Este pasaporte inmunológico utilizará herramientas tecnológicas para monitorear cambios como la temperatura de los turistas.

La innovadora herramienta también puede mostrar si una persona tiene una prueba negativa o positiva para COVID-19, lo que sirve como prueba de que no tiene riesgo de llevar el virus a la región.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *