Esta chica se nos pone de moda:

Ir a Londres, ese viaje maravilloso que vuestra Viola repite a??o tras a??o. Pasear por St. James Park, ir en barco hasta Greenwich, perderse por Covent Garden… y si eres Lindsay Lohan, pues haces turismo y te despelotas en una tienda de propina, que hay tiempo para todo. Una que es muy discreta se ha hecho todo lo tur??stico y no tur??stico, pero lo de correr en pa??os menores por unos grandes almacenes, pues no.
Esta chica se ve que sigue sin sentar mucho la cabeza. Bueno, vale, ya s?? lo que me vais a decir, que raro ser??a que no la liara parda, pero yo os soy muy confiada. Procedo a relatar los hechos:Selfridges, m??ticos grandes almacenes en Oxford Street, la cumbre del buen comprar y el glamour y todo eso. Ya s?? que lo que os suena es Harrods pero a esta casi inglesa estos son los que la suliveyan… Pues va Lindsay a hacerse unas compras, entra en el probador cargada de ropa perodecide salir como su mam?? la trajo al mundo y hacerse los 100 metros grandes almacenes(por decidir si es deporte ol??mpico) en estado de risa hist??rica, mientras los dependientes la persegu??an para cazarla y taparla.
Aquello que es un remanso de paz, decorado en blanco, entre vestidos de cienes de miles de euros yLilo corriendo en porreta picada. Adem??s al d??a siguiente ten??a cita all?? mismo con una Personal Shopper que sospechamos que anular??an, claro. Digamos que sus vacaciones en Londres han sido de lo m??s moviditas: pelea con Kate Moss, salidas en baja forma de restaurantes, bailes en barra en programas de televisi??n, empezar sus memorias… Eso es aprovechar el tiempo y lo dem??s son co??as.