Si quieres ser más creativo, empieza con lo que te aburrirás

El verbo “aburrir” no suele ser de nuestro agrado. Si, además, eres padre o madre y escuchas la frase “¡Estoy triste!” De los labios de tus hijos con ese tono lastimoso que parece que el mundo se acabará, es posible que empieces a temblar. La mejor manera de ser creativo es comenzar con el aburrimiento. esto nos lo explica un neuropsicólogo Álvaro Bilbao, autor de “Cuida tu cerebro”.

¿Qué es el síndrome del niño superdotado?

¿Un videojuego juega con nuestro cerebro?

Con el advenimiento de la tecnología, algunos padres están usando teléfonos inteligentes o tabletas como salvavidas. En realidad, es asombroso cómo los niños pequeños interactúan con habilidad y destreza con las pantallas táctiles. Como entretenimiento por un tiempo, es genial, pero si te reprimes un poco y te vuelves resistente al aburrimiento de tus hijos e hijas, es posible que te sorprendas de lo que el aburrimiento puede hacer por su creatividad.

Cuando éramos niños y les contamos a nuestras madres sobre su problema con el aburrimiento, ellas respondieron: “Bueno, cómprate un burro”. Eso significaba que era nuestro problema y que nosotros mismos tuvimos que arreglarlo y … ¡lo logramos! ¿Y si?

La verdad es Telecinco

Una dosis de aburrimiento nos obliga a utilizar nuestra imaginación para idear otras formas de divertirnos. Si los niños tienen planeadas muchas actividades extraescolares o pasan la mayor parte de su tiempo libre con cosas que los convierten en espectadores comunes (como la televisión o Internet), en algún momento no dejarán oportunidades para la creatividad y comenzarán a dibujar, cantar, bailar, buscar un juego. que se olvidaron, volver a divertirse con sus muñecos e inventar una historia, vestirse y actuar, etc.

Dr. Álvaro Bilbao en su libro: “El cerebro del niño explicado a los padresDesde Plataforma Actual se informa que el aburrimiento es la madre de la creatividad y que los grandes genios creativos vivieron un momento de aburrimiento antes de su creación.

niños disfrazados

¡Te animamos a que lo pruebes! Pero con una condición: si tus hijos e hijas dibujan perros de tres patas, cantan sin cantar, inventan palabras o reglas del juego y se disfrazan de imposible, aplauda. Como señala Álvaro Bilbao: “La imaginación de su hijo puede llevarlo a cualquier parte”.

¡No te cortes las alas!

Hasta el próximo post, ¡Psicoclínicas!

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *